Gran estreno: CELDA 211

miércoles, 16 de junio de 2010

GRAN ESTRENO - CINEMATECA COUNTRY
(Calle 76 con carrera 58 esquina - Combarranquilla Country)

CELDA 211
Del viernes 18 al jueves 24 de junio - 4:30 – 7:00 – 9:00 p.m.

Una película dirigida por el español Daniel Monzón y ganadora de 8 premios Goya, incluyendo Mejor Película y Mejor director llega a Barranquilla.

El día en que comienza a trabajar en su nuevo destino como funcionario de prisiones, Juan se ve atrapado en un motín carcelario. Haciéndose pasar por un preso más, luchará para salvar su vida e intentar dar fin a la revuelta, liderada por el temido Malamadre. El joven tendrá que jugársela a base de astucia, mentiras y riesgo, sin saber todavía qué paradójica encerrona le ha preparado el destino...  8 Premios Goya, incluyendo mejor película, director y actor (Tosar).

Director: Daniel Monzón. Producción: Emma Lustres, Borja Pena, Juan Gordon y Álvaro Augustin. País: España, Francia. Idioma: Español, Basque, Inglés. Año: 2009. Duración: 110 min. Género: Drama, Acción. Reparto: Luis Tosar, Alberto Ammann, Antonio Resines, Marta Etura, Carlos Bardem, Manuel Morón, Luis Zahera.

Crítica de Gonzalo Restrepo* a Celda 211
Publicada originalmente en su blog de El Heraldo: El cine sin ir más lejos.

Para introducir la película española “211”, no es necesario hacerlo de una forma recargada. Daniel Monzón (“La caja Kovak”) tiene una basta cultura cinematográfica, atesorada durante muchos años de cinefilia obsesiva como crítico de cine en la revista española “Fotogramas”. Esto le permitió a Monzón, sin lugar a dudas, haber logrado con éxito todas sus propuestas cinematográficas.

Ahora, habría que preguntarle a Monzón cuáles son las raíces de donde manan sus ideas. De pronto — ¡digo yo!—, de algún cineasta como John Frankenheimer (“The Manchurian Candidate”), de quien a propósito, rodó en España en 1962 con Burt Lancaster como protagonista, “El hombre de alcatraz”. Claro que desde el punto de vista ideológico, son dos películas disímiles. Me refiero a fuentes que vayan directo al corazón.


Y es que mirando el tema carcelario en el cine español, no es que abunden mucho las propuestas. De pronto, cada vez que se escriba al respecto, las referencias serían “Todos a la cárcel”, de Luis García Berlanga (1993) o la más reciente “El patio de mi cárcel”, de Belén Macías (2008) sobre un grupo de mujeres reclusas.

Pero empecemos por los ditirambos para “Celda 211”: Esta película ha sido —y será— una de las mejores cintas españolas del 2009, donde Luis Tosar brinda en inteligente y limpia caracterización, al igual que pocos de esos personajes carcelarios icásticos, mucho sentimiento y emoción. Entonces surge la pregunta: ¿Dónde quedan el escudo de dureza, frialdad y violencia de estos seres asesinos?

En este contexto, y recordando un poco la idea del film “El hombre de alcatraz”, la cárcel — y sería otra lectura sobre el tema de la injusticia y la falta de de atención que ha habido en materia penitenciaria — no devuelve la dignidad a un hombre, solo puede hacerse digno así mismo siendo y sintiéndose útil a la sociedad. Un ser humano, arrojado a la mazmorra del olvido y el desamor, expuesta al ultraje, al hacinamiento y al hambre, padeciendo lesiones y la falta de autonomía, es sin duda una persona condenada a la capitulación.


De todas formas y respondiendo la anterior pregunta, el interés de “Celda 211” (adaptada de la novela de Francisco Pérez Gandul por Daniel Monzón y Jorge Guerricaechevarría) está en un personaje trascendental como “Malamadre”, ya que su escudo de dureza, frialdad y violencia de este ser asesino, a lo largo de la leyenda, va modificando sus códigos de conducta. Y es aquí donde el cineasta no exagera y procura ser lo más honesto posible.

Cada vez que se puede, vemos en el cine o leemos testimonios apreciables de los pormenores de estar condenados en un calabozo, o una isla (“Papillón). Por estos cineastas y escritores y sus obras, es que podemos atisbar un submundo donde la crueldad aflora por doquier o se entretejen lazos humanos que bien ameritan, sin desmedida exaltación, traer a colación en un libro o una película.

Recordando y al igual que aquella otra película sobre el tema carcelario de Stuart Rosenberg, “Brubaker”; podemos escribir que “Celda 211”, con un recinto penitenciario cargado de pesadez y asfixia necesaria, con personajes físicos repugnantes y sin contrapicados abusivos para sofocar al espectador; nos permite ver que estamos ante un guión inteligente, y que nos narra con escaso optimismo, una historia sin rodeos, donde superar los obstáculos de aquellos a quienes la vida es una marcha forzosa donde hay poco que negociar que no sea la inminente muerte, determinan su propio destino (digo “celda”)

Así que Daniel Monzón deja su impronta en el cine español y se sumerge en este film, con una cámara inteligente y cargada a su vez de respeto. ¿Alguna pregunta más amigo lector? 


* Gonzalo Restrepo Sánchez es Realizador de cine y tv. Además, escritor y conferencista internacional. Catedrático de la Universidad Sergio Arboleda en la Fac. de Comunicación Social y miembro de la Federación Internacional de Prensa Cinematográfica (FIPRESCI) con sede en Munich, Alemania.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Visita la Cinemateca del Caribe y comenta en nuestro blog lo que piensas de las películas.

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Colaboradores

  © Blogger template On The Road by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP