EL GUIÓN: UNA PASIÓN DE GABO - Mensaje de la Directora

viernes, 28 de septiembre de 2012

Mensaje de la Directora de la Cinemateca del Caribe - XVI Salón Internacional del Autor Audiovisual 

 

Por Irene Insignares Logan
Directora Cinemateca del Caribe

Mucho se ha hablado y escrito de los “amores difíciles” de Gabo –nuestro patriarca caribe más unánimemente querido y más justamente famoso– con el Cine.

Se nos hace sin embargo que, más allá de las críticas, justificadas o no, al tratamiento y factura de tal o cual película inspirada en alguna de las inmortales, impecables y maravillosas historias escritas por el colombiano más ilustre y universalmente conocido y reconocido, esos amores no han sido “en realidad de verdad” tan difíciles como ya se ha vuelto fácil decir.

Empecemos nosotros por constatar y reconocer que Gabriel García Márquez, al llegar este año a sus 85 calendarios de una vida rica y pródiga como pocas, intelectual y vivencialmente, puede también darse el merecido lujo de otro haber que –con todo y su pasión casi congénita por tantos y tantos sueños que corren en la pantalla grande desde hace mucho más de un siglo– se le ha dado prácticamente por añadidura: en la historia de la cinematografía universal ya está inscrita esta cifra indiscutible: no menos de 65 películas y telefilmes de ficción, de muy diversas nacionalidades, proceden directamente de los universos literarios del creador del realismo mágico y los mundos macondianos.

Nada casual para un universo personal tan vasto y denso y atrayente como el del autor de Cien años de soledad. Pocos otros autores en el mundo podrían mostrar una similar metástasis de su obra literaria hacia lenguajes y estéticas de tan distintas naturaleza y dimensiónes.

Y lo cierto también es que solo una de esas películas –la más corta entre las 35, para mayores señas– ha llegado a ser, hasta su estética final, producto de su ingerencia y voluntad personales, aunque como parte de un “colectivo indivisible”: aquella en que tuvo el arresto juvenil de fungir como director, al lado de algunos de sus igualmente jóvenes y talentosos amigos del Grupo Barranquilla, en 1954: La Langosta Azul, menos de media hora del más puro y experimental surrealismo filmado, cinta que habría de quedar como la ópera prima del cine de ficción en la historia fílmica del Caribe colombiano.

No poca de la filmografía conexa con la vida y obra de García Márquez corresponde a películas ajenas que toman prestados los argumentos e historias, y las recrean con mayor o menor fortuna, de una u otra de las novelas y cuentos del escritor. Pero también es cierto que no menos de la mitad de esa filmografía está representada en otros tantos guiones, expresamente escritos para el cine, que llevan la nítida y reconocible firma de Gabriel García Márquez.

Es de todos conocido que nuestro Gabo se enamoró de la magia del cine desde niño y quedaría ya, por siempre, incansablemente fascinado ante la gran pantalla y el ritual siempre sorprendente de sus citas de cinéfago solitario en innumerables salas oscuras del ancho mundo.

Un enamorado que, por fin, pronto hallaría cómo darle puerta de escape a su desbordante pasión secreta por los sueños filmados: el guión de cine, territorio igualmente creativo donde hizo confluir su vasto dominio del idioma y las palabras, con la poderosa fuerza condensadora del pensar en términos de imagen y de acción encadenadas.

A la hondura de esa pasión de Gabo, y a su expresión en las más variadas formas y estéticas, se consagra este año 2012 el XVI Salón Internacional del Autor Audiovisual, que ante todos ustedes, también amantes y amigos del cine, trae como lema, título y contenido: El Guión, una pasión de Gabo.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Visita la Cinemateca del Caribe y comenta en nuestro blog lo que piensas de las películas.

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Colaboradores

  © Blogger template On The Road by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP